La retina es una capa de tejido en la parte posterior del ojo que percibe la luz y envía las imágenes al cerebro. Suministra la visión nítida y central necesaria para leer, conducir y ver los detalles más pequeños. Se llama desprendimiento de retina a la separación de la retina de su posición normal debido a un desgarro. Puede sucederles a personas de todas las edades pero es más común en personas mayores de 40. El tipo más común de desprendimiento de retina con frecuencia se debe a un desgarro o perforación en dicha retina, a través del cual se pueden filtrar los líquidos del ojo. Esto causa la separación de la retina de los tejidos subyacentes, muy parecido a una burbuja debajo de un papel decorativo. Esto casi siempre se debe a una afección llamada desprendimiento vítreo posterior. También puede ser causado por un traumatismo y una miopía muy grave. Un antecedente familiar de desprendimiento de retina también incrementa el riesgo. Otro tipo de desprendimiento de retina se denomina desprendimiento por tracción. Este tipo ocurre en personas con diabetes no controlada, que tienen antecedentes de cirugía de retina o que tienen inflamación crónica. Los síntomas más frecuentes que se presentan son: Fotopsias, son destellos de luz brillante principalmente en la visión periférica. Visión borrosa Miodesopsias, que son las famosas "moscas" volando por el ojo, se mueven en dirección de donde se mueve el ojo, mas evidentes en zonas de mucha iluminación o superficies blancas. Sombra o ceguera en un parte del campo visual del ojo. Muchos pacientes lo refieren como "se me cayó una cortina en mi ojo" Cuando se presenta el desprendimiento de retina, el sangrado proveniente de los vasos sanguíneos cercanos puede causar opacidad en el interior del ojo, de manera que es posible que usted no vea claramente o que no vea en absoluto. La visión central puede resultar seriamente afectada si la mácula, la parte de la retina responsable de la visión fina y detallada, se desprende. El desprendimiento de retina es una emergencia médica. Si no se trata pronto, puede ocasionar pérdida de la visión permanente. Si usted presenta alguno de los síntomas, acuda a un oftalmólogo (médico de los ojos) inmediatamente. El tratamiento incluye varios tipos de cirugía. Para el diagnóstico se pueden utilizar diferentes estudios tanto clínicos como de gabinete: Un oftalmólogo (especialista en ojos) le examinará los ojos Usando un tinte especial y una cámara para observar el flujo de sangre en la retina (angiofluoresceinografía) Verificando la presión dentro del ojo (tonometría) Examinando la parte posterior del ojo, incluso la retina (oftalmoscopía) Verificando la prescripción de gafas (prueba de refracción) Verificando la visión cromática Verificando las letras más pequeñas que se puedan leer (agudeza visual) Revisando las estructuras en la parte frontal del ojo (exámen con lámpara de hendidura) Ecografía del ojo La mayoría de las personas con un desprendimiento de retina necesita cirugía. Esta se puede realizar ya sea inmediatamente o dentro de un corto período de tiempo después del diagnóstico. Algunos tipos de cirugía de desprendimiento de retina se pueden realizar en el consultorio del médico: Se pueden utilizar láseres para sellar los desgarros o agujeros en la retina antes de que se produzca un desprendimiento de retina. Desprendimiento de retina Si usted tiene un pequeño desprendimiento de retina, el médico puede colocar una burbuja de gas en el ojo. Esto se conoce como retinopexia neumática y le ayuda a la retina a flotar de nuevo en su lugar. El agujero se sella con un láser. Los desprendimientos de retina más graves requieren cirugía en un hospital. Estos procedimientos incluyen: Introflexión o indentación escleral para empujar suavemente la pared del ojo hacia arriba contra la retina. Vitrectomía para extraer el gel o el tejido cicatricial que tira de la retina, empleada para los desprendimientos o desgarros más grandes. Los desprendimientos de retina por tracción se pueden vigilar por un tiempo antes de la cirugía. Si es necesaria la cirugía, por lo regular se hace la VITRECTOMÍA .

Oftalmología Integral - Desprendimiento de Retina

Consultorios en: San Mateo Atenco Tel.: (728) 287 0054 y Metepec Tel.: (722) 211 10 20, Estado de México
Desprendimiento de Retina

Oftalmólogo de Metepec y San Mateo Atenco

Cirujano Oftalmólogo Alta especialidad en Cirugía Estética de Párpados y Vías Lagrimales Ced. Prof. 4160472 / Ced. Esp. 6745528
Acuda al Oftalmólogo para un diagnóstico certero y tratamiento adecuado a su problema visual - Citas en San Mateo Atenco y Metepec
Sanatorio San Nicolás
San Mateo Atenco Tel.: 728 287 0054 Horario de Atención: Martes, Miércoles, y Viernes de 4:30 pm a 8:00 pm, y Sábados de 10:00 am a 2:00 pm
Consultorio de Metepec
Metepec Tel.: 722 211 1020 Horario de atención: Lunes y Jueves de 4:30 pm a 7:30 pm, y Miércoles de 10:30 am a 1:30 pm
Cirujano Oftalmólogo Alta especialidad en Cirugía Estética de Párpados y Vías Lagrimales Ced. Prof. 4160472 / Ced. Esp. 6745528
Consultorios en: San Mateo Atenco, Tel.: (728) 287 0054 Metepec, Tel.: (722) 211 1020
Desprendimiento de Retina
La retina es una capa de tejido en la parte posterior del ojo que percibe la luz y envía las imágenes al cerebro. Suministra la visión nítida y central necesaria para leer, conducir y ver los detalles más pequeños. Se llama desprendimiento de retina a la separación de la retina de su posición normal debido a un desgarro. Puede sucederles a personas de todas las edades pero es más común en personas mayores de 40. El tipo más común de desprendimiento de retina con frecuencia se debe a un desgarro o perforación en dicha retina, a través del cual se pueden filtrar los líquidos del ojo. Esto causa la separación de la retina de los tejidos subyacentes, muy parecido a una burbuja debajo de un papel decorativo. Esto casi siempre se debe a una afección llamada desprendimiento vítreo posterior. También puede ser causado por un traumatismo y una miopía muy grave. Un antecedente familiar de desprendimiento de retina también incrementa el riesgo. Otro tipo de desprendimiento de retina se denomina desprendimiento por tracción. Este tipo ocurre en personas con diabetes no controlada, que tienen antecedentes de cirugía de retina o que tienen inflamación crónica. Los síntomas más frecuentes que se presentan son: Fotopsias, son destellos de luz brillante principalmente en la visión periférica. Visión borrosa Miodesopsias, que son las famosas "moscas" volando por el ojo, se mueven en dirección de donde se mueve el ojo, mas evidentes en zonas de mucha iluminación o superficies blancas. Sombra o ceguera en un parte del campo visual del ojo. Muchos pacientes lo refieren como "se me cayó una cortina en mi ojo" Cuando se presenta el desprendimiento de retina, el sangrado proveniente de los vasos sanguíneos cercanos puede causar opacidad en el interior del ojo, de manera que es posible que usted no vea claramente o que no vea en absoluto. La visión central puede resultar seriamente afectada si la mácula, la parte de la retina responsable de la visión fina y detallada, se desprende. El desprendimiento de retina es una emergencia médica. Si no se trata pronto, puede ocasionar pérdida de la visión permanente. Si usted presenta alguno de los síntomas, acuda a un oftalmólogo (médico de los ojos) inmediatamente. El tratamiento incluye varios tipos de cirugía. Para el diagnóstico se pueden utilizar diferentes estudios tanto clínicos como de gabinete: Un oftalmólogo (especialista en ojos) le examinará los ojos Usando un tinte especial y una cámara para observar el flujo de sangre en la retina (angiofluoresceinografía) Verificando la presión dentro del ojo (tonometría) Examinando la parte posterior del ojo, incluso la retina (oftalmoscopía) Verificando la prescripción de gafas (prueba de refracción) Verificando la visión cromática Verificando las letras más pequeñas que se puedan leer (agudeza visual) Revisando las estructuras en la parte frontal del ojo (exámen con lámpara de hendidura) Ecografía del ojo La mayoría de las personas con un desprendimiento de retina necesita cirugía. Esta se puede realizar ya sea inmediatamente o dentro de un corto período de tiempo después del diagnóstico. Algunos tipos de cirugía de desprendimiento de retina se pueden realizar en el consultorio del médico: Se pueden utilizar láseres para sellar los desgarros o agujeros en la retina antes de que se produzca un desprendimiento de retina. Desprendimiento de retina Si usted tiene un pequeño desprendimiento de retina, el médico puede colocar una burbuja de gas en el ojo. Esto se conoce como retinopexia neumática y le ayuda a la retina a flotar de nuevo en su lugar. El agujero se sella con un láser. Los desprendimientos de retina más graves requieren cirugía en un hospital. Estos procedimientos incluyen: Introflexión o indentación escleral para empujar suavemente la pared del ojo hacia arriba contra la retina. Vitrectomía para extraer el gel o el tejido cicatricial que tira de la retina, empleada para los desprendimientos o desgarros más grandes. Los desprendimientos de retina por tracción se pueden vigilar por un tiempo antes de la cirugía. Si es necesaria la cirugía, por lo regular se hace la VITRECTOMÍA .

Desprendimiento de Retina

Oftalmólogo de San

Mateo Atenco y Lerma-

Atarasquillo-Ameyalco

Acuda al Oftalmólogo para un diagnóstico certero y tratamiento adecuado a su problema visual Citas en San Mateo Atenco y Metepec
Sanatorio San Nicolás
San Mateo Atenco Tel.: 728 287 0054 Horario de Atención: Martes, Miércoles y Viernes de 4:30 pm a 8:00 pm y Sábados de 10:00 am a 2:00 pm
Clínica de Metepec
Lerma Atarasquillo Tel.: 722 211 1020 Horario de atención: Lunes y Jueves de 4:30 a 7:30 pm, y Miércoles de 10:30 am a 1:30 pm
Consultorios en: San Mateo Atenco Tel.: (728) 287 0054 Metepec Tel.: (722) 211 10 20, Estado de México
Desprendimiento de Retina
Cirujano Oftalmólogo Alta especialidad en Cirugía Estética de Párpados y Vías Lagrimales Ced. Prof. 4160472 / Ced. Esp. 6745528
La retina es una capa de tejido en la parte posterior del ojo que percibe la luz y envía las imágenes al cerebro. Suministra la visión nítida y central necesaria para leer, conducir y ver los detalles más pequeños. Se llama desprendimiento de retina a la separación de la retina de su posición normal debido a un desgarro. Puede sucederles a personas de todas las edades pero es más común en personas mayores de 40. El tipo más común de desprendimiento de retina con frecuencia se debe a un desgarro o perforación en dicha retina, a través del cual se pueden filtrar los líquidos del ojo. Esto causa la separación de la retina de los tejidos subyacentes, muy parecido a una burbuja debajo de un papel decorativo. Esto casi siempre se debe a una afección llamada desprendimiento vítreo posterior. También puede ser causado por un traumatismo y una miopía muy grave. Un antecedente familiar de desprendimiento de retina también incrementa el riesgo. Otro tipo de desprendimiento de retina se denomina desprendimiento por tracción. Este tipo ocurre en personas con diabetes no controlada, que tienen antecedentes de cirugía de retina o que tienen inflamación crónica. Los síntomas más frecuentes que se presentan son: Fotopsias, son destellos de luz brillante principalmente en la visión periférica. Visión borrosa Miodesopsias, que son las famosas "moscas" volando por el ojo, se mueven en dirección de donde se mueve el ojo, mas evidentes en zonas de mucha iluminación o superficies blancas. Sombra o ceguera en un parte del campo visual del ojo. Muchos pacientes lo refieren como "se me cayó una cortina en mi ojo" Cuando se presenta el desprendimiento de retina, el sangrado proveniente de los vasos sanguíneos cercanos puede causar opacidad en el interior del ojo, de manera que es posible que usted no vea claramente o que no vea en absoluto. La visión central puede resultar seriamente afectada si la mácula, la parte de la retina responsable de la visión fina y detallada, se desprende. El desprendimiento de retina es una emergencia médica. Si no se trata pronto, puede ocasionar pérdida de la visión permanente. Si usted presenta alguno de los síntomas, acuda a un oftalmólogo (médico de los ojos) inmediatamente. El tratamiento incluye varios tipos de cirugía. Para el diagnóstico se pueden utilizar diferentes estudios tanto clínicos como de gabinete: Un oftalmólogo (especialista en ojos) le examinará los ojos Usando un tinte especial y una cámara para observar el flujo de sangre en la retina (angiofluoresceinografía) Verificando la presión dentro del ojo (tonometría) Examinando la parte posterior del ojo, incluso la retina (oftalmoscopía) Verificando la prescripción de gafas (prueba de refracción) Verificando la visión cromática Verificando las letras más pequeñas que se puedan leer (agudeza visual) Revisando las estructuras en la parte frontal del ojo (exámen con lámpara de hendidura) Ecografía del ojo La mayoría de las personas con un desprendimiento de retina necesita cirugía. Esta se puede realizar ya sea inmediatamente o dentro de un corto período de tiempo después del diagnóstico. Algunos tipos de cirugía de desprendimiento de retina se pueden realizar en el consultorio del médico: Se pueden utilizar láseres para sellar los desgarros o agujeros en la retina antes de que se produzca un desprendimiento de retina. Desprendimiento de retina Si usted tiene un pequeño desprendimiento de retina, el médico puede colocar una burbuja de gas en el ojo. Esto se conoce como retinopexia neumática y le ayuda a la retina a flotar de nuevo en su lugar. El agujero se sella con un láser. Los desprendimientos de retina más graves requieren cirugía en un hospital. Estos procedimientos incluyen: Introflexión o indentación escleral para empujar suavemente la pared del ojo hacia arriba contra la retina. Vitrectomía para extraer el gel o el tejido cicatricial que tira de la retina, empleada para los desprendimientos o desgarros más grandes. Los desprendimientos de retina por tracción se pueden vigilar por un tiempo antes de la cirugía. Si es necesaria la cirugía, por lo regular se hace la VITRECTOMÍA .

Oftalmología Integral - Desprendimiento de Retina

Oftalmólogo de Metepec y

San Mateo Atenco

Acuda al Oftalmólogo para un diagnóstico certero y tratamiento adecuado a su problema visual Citas en San Mateo Atenco y Metepec
Sanatorio San Nicolás
San Mateo Atenco Tel.: 728 287 0054 Horario de Atención: Martes, Miércoles y Viernes de 4:30 pm a 8:00 pm y Sábados de 10:00 am a 2:00 pm
Clínica de Metepec
Metepec Tel.: 722 211 1020 Horario de atención: Lunes y Jueves de 4:30 a 7:30 pm, y Miércoles de 10:30 am a 1:30 pm